AMAMOS EL MUNDO DE DIOS (I)

El documento Compromiso de Ciudad del Cabo, en su primera parte, expone diez declaraciones para las iglesias evangélicas de hoy. La séptima de ellas declara que ‘Amamos el Mundo de Dios’. La palabra ‘mundo’ no se usa aquí en el sentido del sistema que se opone a Dios y a su reino sino en el sentido de todo lo que es el planeta.
Pero ¿qué encontramos en el mundo de Dios? El documento explica que encontramos la creación de Dios, las naciones y sus culturas, los pobres, los que sufren y nuestros prójimos. Cada uno de estos elementos es importante en la tarea evangelizadora que la iglesia realiza. Veamos cada uno de ellos.

Primero, amamos la creación de Dios. ‘Este amor no es un mero afecto sentimental por la naturaleza (que la Biblia no ordena en ninguna parte), y menos aún la adoración panteísta de la naturaleza (que la Biblia prohíbe expresamente).’ El amor del cristiano por la creación emana del hecho que ‘Del Señor es la tierra y su plenitud’. La creación le pertenece a Dios que es su Señor y ha sido redimida por Cristo. No es posible proclamar el evangelio que establece que Jesús es el Señor sin incluir la tierra bajo ese señorío.

De manera práctica, esa verdad se traduce en la necesidad de un arrepentimiento de la parte que los cristianos han tenido en la destrucción, dilapidación y contaminación de los recursos de la tierra y la complicidad en la idolatría del consumismo. Somos llamados a una vida sencilla que prescinda del uso innecesario de plásticos y otros contaminantes de la creación de Dios.

Pero la acción evangelizadora de la iglesia no sólo aplica para la conversión individual que trae un cambio en el estilo de vida sino también en una acción dirigida hacia las grandes compañías que depredan el medio ambiente en escalas dramáticas. Para ese fin se requiere una urgente y profética responsabilidad ecológica que brinde apoyo a cristianos que ya están comprometidos en la defensa y acción ambiental. Además se estimula la incorporación de más cristianos en una acción organizada para la protección del señorío de Cristo sobre la naturaleza.

‘La misión integral significa discernir, proclamar y vivir en la verdad bíblica que el evangelio es la buena nueva de Dios, a través de la cruz y la resurrección de Jesucristo, para las personas individualmente, y también para la sociedad, y también para la creación. Los tres están quebrados y están sufriendo por causa del pecado; los tres están incluidos en el amor y la misión redentora de Dios; los tres deben formar parte de la misión integral del pueblo de Dios.’

¿Cómo estamos respondiendo como cristianos a esta dimensión de la misión? ¿Qué significado tiene para nuestro país en donde 32 personas evangélicas murieron en un autobús que fue arrastrado por el desborde que provoca la deforestación en las partes altas de la ciudad? ¿Cómo podemos ser fieles a la palabra de Dios en nuestras circunstancias?


5 Comentarios

  1. Randolph Orellana

    A este documento me gusta darle mi paráfrasis:
    “EL DECÁLOGO DE TODO/A QUE HA NACIDO DE NUEVO.”

    Amado Pastor Hno Mario Vega. Le soy sincero que me costo entrar en la dimensión que usted ve, EL ROL de cada uno/a de los que pertenecemos al cuerpo de CRISTO.
    Viviendo en la mayordomía a la cual el SEÑOR nos llamo.
    Pues en mi poca visión no lograba observar lo que usted observa.
    Pues CUANDO usted nos compartía en ELIM central, el tema de cuidar nuestro medio ambiente, y contribuir en cada campaña de reciclaje.
    “En años anteriores”
    DECIA YO: NUESTRO HNO MARIO se esta volviendo a LA TELOGIA DEL REINO.
    PERO DIOS ME HA LLEVADO A ESTA DIMENSIÓN A LA CUAL USTED CAMINA DESDE HACE RATOS (A DIOS LA GLORIA). Y el SEÑOR me ha hecho comprender: MI ROL COMO MAYORDOMO, en su creación.

    DIOS LE BENDIGA AMADO PASTOR HNO MARIO VEGA.

    ESPERAMOS NOS COMPARTA COMO SIEMPRE, Y NOS DE “PASTO VERDE” DE PARTE DEL SEÑOR.

  2. Eneas Martínez

    El medio ambiente que Dios creó para que todos y todas nos beneficiemos de él, ha sido secuestrado por la avaricia insaciable de un pequeño grupo que lo explota y sobreexplota y cuyos beneficios son repartidos “en un macabro festín” en donde los ricos se hacen más ricos y los pobres se hacen más pobres. Pero, ¿cómo harán los mayordomos para frenar el cercenamiento de la naturaleza que beneficia a unos pocos y que se vuelve en contra de muchos?

  3. Adelante Hno Con toda la Labor que Dios le ha Encargado y siga abriendo los ojos de los que aun no quieren entender el proposito para el cual fuimos creados (adan y eva fueron puestos en eljardin del eden para cuidar no para destruirlo)ya sea los grandes o los pequenos y conmucha mas razon nosotros como hijos de Dios(y no se cansen de hacer el bienalgun dia entenderan)y Dios le reconpense grandemente Dios le Bendiga.

Comentar